Preview Mode Links will not work in preview mode

Dra. Finanzas


Oct 21, 2021

La industria de las tarjetas nos ha hecho creer que todo está al alcance de un datláfono. Antes, por lo menos, para solicitar un préstamos bancario, el cliente pasaba por un proceso de evaluación. Con las tarjetas ni eso. Con una llamada al día siguiente se la llevan a su casa.

Que somos muy hábiles y hasta ordenados cuando, supuestamente, no nos endeudamos con la tarjeta de crédito y las pagamos al corte.

Pues le tengo una sorpresa: usted es tan desordenado como quien se endeuda con ella. La diferencia está en que su préstamo es por 30 días y no paga intereses. Pero deuda es deuda.

El riesgo es que se le pase la fecha de cobro o que el operador, por algún razón, se la corra o que lo despidan del trabajo o se la caigan las ventas. Será en ese momento cuando se tope de frente con la pesadilla del endeudamiento con tarjeta.

Y es que medite en lo siguiente: las operadoras de crédito le conocen mejor de lo que usted se conoce asimismo. Invierten trillones de dólares, anualmente, investigando sus hábitos de consumo y sus emociones. Y usted, que no tiene ni si quiera para sus emergencias, cree que puede ganarles la partida.

Para muchos salirse de las tarjetas de crédito es todo un martirio, especialmente, si usted es de los que mueve millones mensualmente y ni que se diga de quienes tiene tarjetas negras, moradas y todos los diamantes posibles. Porque los ejecutivos de las empresas emisoras harán TODO lo humanamente posible para que usted se mantenga. No le compran el alma porque no pueden.